16/12/2013

6

Invertir en gestión de proyectos

 

En los últimos años hemos visto la importante proliferación y crecimiento de oficinas de gestión de proyectos en todo tipo de empresas. Las diferentes metodologías tales como PRINCE 2, PMBOK y la reciente ISO 21500, nos han mostrado el camino para gestionar de forma eficiente, y con un lenguaje común a las diferentes organizaciones, los procesos enmarcados dentro de los proyectos. Pero, ¿en qué nos pueden ayudar estas metodologías?, ¿es realmente adaptable a todo tipo de empresas? y ¿dónde centrarnos a la hora de su aplicación.

La actual tendencia de trabajo en entornos internacionales hace cada vez más necesario hablar el mismo idioma, compartir las buenas prácticas y documentar las lecciones aprendidas para que la organización aproveche las sinergias generadas. El uso de estas metodologías de gestión agiliza las comunicaciones, simplifica la forma de gestionar los proyectos y mejora la competitividad de la empresa.

Si bien es cierto que una PMO parece más necesaria en empresas grandes, ya que gestionan un volumen más alto de proyectos, no significa que, la gestión de los mismos en base a las diferentes metodologías, no se pueda aplicar a cualquier organización. Tras un recorrido más o menos intenso y largo en este campo, queda demostrado que la aplicación de dichas metodologías es el primer paso para comprender la complejidad de los proyectos, unificar los criterios de gestión y abrirnos al mundo globalizado en que operamos.

Invertir en gestión de proyectos mejora la competitividad de la empresa, sea cual sea su tamaño

Como cada proyecto es temporal y único, debemos adaptar nuestros conocimientos teóricos a la casuística de cada uno, profundizando en aquellas áreas de conocimiento que consideremos más importantes para el buen desarrollo del mismo. Por su puesto, la triple restricción de alcance, tiempo y coste, se aplicará a todos los proyectos, aunque otras áreas menos desarrolladas como pueden ser la gestión de riesgos o la gestión de las comunicaciones, pueden jugar un papel decisivo. Y es esa visión, la de saber donde focalizar los esfuerzos, la que nos debe proporcionar el gestor de proyectos en base a su formación y experiencia.

Recapitulando lo expuesto anteriormente, invertir en gestión de proyectos nos encamina hacia la mejora continua, nos alinea con los requerimientos del mercado y mejora la competitividad de la empresa. Personalmente creo que la aplicabilidad en todo tipo de empresas es posible y que, con los conocimientos y experiencia adecuados y adaptando los esfuerzos a la casuística de cada proyecto, la evolución positiva de la empresa y sus objetivos será efectiva y visible en un espacio de tiempo reducido.

 

Share Button

6 Comments » for Invertir en gestión de proyectos
  1. tony says:

    Loѕ post me gustaron bastante mas, todo hay que decirlo 😉

  2. Juan Aparicio says:

    Estoy conforme con la idea de que, muchas veces, las empresas nos sentimos autosuficientes y quijotescos en la gestión diaria, e incluso en la de los proyectos. Sin embargo, la realidad no puede ser más lejana, pues la complejidad específica que presentan algunas tareas no se pueden abordar sin un equipo en el que se conjuguen tanto la capacidad de ver las cosas en su conjunto como del conocimiento del detalle. Tampoco hay que olvidar que el factor tiempo es importante: En las empresas solemos estar desbordados en el ritmo habitual de trabajo y la gestión de los proyectos es algo que requiere tiempo, además de conocimiento. Enhorabuena por su texto y felicidades por el blog.

    • Antonio Román Antonio Román says:

      En primer lugar darte las gracias por las felicitaciones y por tu comentario, es precisamente lo que buscábamos con el blog, poner ideas en común y conocer otras opiniones.
      Es muy común entre las empresas asociar experiencia en la gestión de determinados proyectos con autosuficiencia a la hora de abordar uno nuevo, y muchas veces te encuentras con que la forma de proceder se basa únicamente en que siempre se ha hecho de una determinada manera y las cosas han ido más o menos bien. El problema es que el éxito obtenido en el pasado no asegura alcanzar el mismo éxito en el futuro, primeramente por la misma definición de proyecto, único e irrepetible, y en segundo lugar porque el mundo cambiante en que operamos exige una constante renovación de ideas y procesos.
      Por otro lado, es cierto que el tiempo es un bien escaso y que muchas veces la idea de no malgastarlo nos hace actuar antes de lo debido. A mi entender, el tiempo necesario para planificar un proyecto es fundamental para alcanzar los objetivos del mismo, debemos ponerlo en un nivel superior al que ocupamos en actuar puesto que nos orienta hacia el camino del éxito y nos ahorrará ineficiencias e imprevistos en el futuro.

      • Alberto G.M. says:

        El tiempo es la clave junto a un profundo conocimiento del área de conocimiento y, si, aunque no lo admitan, las pymes son las más necesitadas. Buena reflexión. Gracias.

  3. AERTEC Solutions AERTEC Solutions says:

    Gracias Alberto. Un comentario preciso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*