20/04/2014

1

Aeropuertos sostenibles: Eficiencia energética y utilización de energías renovables

Actualmente, y según la International Energy Agency, el consumo mundial de energías fósiles (petróleo, carbón y gas natural) es de un 80% del total producido. Este dato es relevante por dos motivos: por su carácter limitado y por ser un recurso importado en muchas regiones. Entre 2004 y 2030 está previsto además un incremento del consumo energético mundial del 57%, motivado en buena medida por el influjo de las economías emergentes.

Por otra parte hay que tener en cuenta el aumento en la concentración de CO2 y gases de efecto invernadero que produce el consumo de elementos fósiles, influyendo en el cambio climático. Si bien es cierta la existencia de una variabilidad natural del clima, según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático la mitad de dichos efectos son producidos por el hombre.

El Aeropuerto Internacional de Denver genera el 6% de su propia demanda eléctrica por medios sostenibles.

Todo esto hace que nos planteemos seriamente medidas de ahorro, de eficiencia energética y un uso creciente de renovables. Aunque todas estas energías requieren una notable inversión inicial, están disminuyendo gracias al ajuste de los últimos años en los costes de fabricación. Si a esto unimos la previsible subida de precios de la electricidad, el uso de estas energías será más competitivo y podremos ver disminuida la dependencia de los combustibles fósiles.

Y ya puestos a implantar el uso de renovables, ¿qué mejor lugar que los aeropuertos, esos gigantes del consumo eléctrico? Un rápido viaje alrededor del mundo puede ilustrarnos acerca de algunas interesantes propuestas en este sentido:

Nuestro primera parada es en Alemania, que con poco más de la mitad de irradiación que España (2.970 Wh/m2/día de media anual frente a 4.820 Wh/m2/día), se caracteriza por el uso de importantes instalaciones fotovoltaicas en aeropuertos. ¿Ejemplos? El Aeropuerto Internacional de Düsseldorf, que con 8.400 paneles fotovoltaicos obtiene 2 MW de potencia total instalada. O la Terminal 2 de Munich, que anualmente genera unos 445.000 KWh, equivalente a la cantidad de energía que necesitan unas 155 viviendas.

No muy lejos de allí, el Aeropuerto de Zurich tiene en uso alrededor de 5.000 paneles solares, proporcionando al terminal 270.000 KWh de electricidad al año. Y si cruzamos el Atlántico nos encontramos uno de los mayores parques solares de EEUU en el Aeropuerto Internacional de Denver. Dispone de una potencia de unos 8 MW y genera anualmente unos 7.000 MWh. Esta instalación permite satisfacer aproximadamente el 6% de la demanda eléctrica del aeródromo.

De aplicación interesante en estos espacios, marcados por un consumo continuo de energía, es también la técnica de la cogeneración. La amortización de estos equipos es rápida y generan un ahorro energético sustancial. Barajas, Fiumicino, Toronto, JFK… La lista de aeropuertos con instalaciones de cogeneración es extensa.

El viaje concluye, y aterrizamos en un lugar célebre por la explotación de hidrocarburos: Abu Dabhi. Paradójicamente, el pequeño emirato está realizando una fuerte inversión en el sector renovable, aprovechando el enorme potencial solar del que dispone. Prueba de ello es la inauguración en marzo de 2013 de Shams 1, la mayor planta solar cilindroparabólica del mundo.

El ejemplo de Abu Dabhi nos enfrenta a una faceta decisiva del problema energético mundial, que no es otro que el tiempo. Lo que nos provee de energía hoy muy probablemente ya no pueda hacerlo en el futuro, y las inversiones del mañana han de proyectarse hoy.

El aumento del CO2, la dependencia energética, la caducidad de los recursos fósiles o las oscilaciones bruscas del mercado parecen motivos más que suficientes para seguir invirtiendo en energía verde. Sea cual sea la política energética por la que se opte, los próximos años serán decisivos para responder a esta pregunta: ¿Seremos capaces de legar a las generaciones venideras un modelo energético más sostenible?

 

 

Share Button


1 Comment » for Aeropuertos sostenibles: Eficiencia energética y utilización de energías renovables
  1. Manuel T. Rodríguez Jiménez says:

    Recuerdo que al principio de trabajar en el aeropuerto de Málaga se comentaba que era la instalación que más consumía en toda la provincia. En esa época ya estaba la cementera de La Araña pero no las naves de productos refrigerados de Antequera o el AVE.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*