28/04/2014

5

Concentración de aeropuertos

 

Demasiados cocineros estropean el caldo. Demasiados aeropuertos en una misma región, ¿pueden estropear el negocio del transporte aéreo de dicha región? Soy un defensor de la libre competencia. En mi opinión, es positivo en la mayoría de los casos… hasta cierto punto. Demasiados aeropuertos en una región pueden ser contraproducentes. Podría socavar los intereses de los pasajeros.

Hay muchas regiones de Europa donde podemos encontrar varios aeropuertos en un radio de menos de 100 kilómetros. Obviamente, la densidad de población es la clave para determinar el número de aeropuertos que una región puede soportar.

Por ejemplo, en Italia, podemos encontrar siete aeropuertos en el espacio que discurre entre Milán y Venecia, menos de 300 kilómetros. Esta región es una de las más ricas y más densamente pobladas de Europa. Los aeropuertos de Bérgamo, Milán-Linate y Venecia-Marco Polo gestionan 8 millones de pasajeros al año. Verona y Treviso mueven más de 2.000.000. El aeropuerto de Milan-Malpensa, con más de 18 millones de pasajeros, ofrece conexiones internacionales a nivel mundial. Sólo el aeropuerto de Brescia no opera al nivel de los demás. Los pasajeros de la región disfrutan de una rica variedad de opciones como resultado de una competencia saludable.

Pero éste no es siempre el caso. La región del noroeste español, Galicia, con una población de menos de 3 millones de personas, tiene tres aeropuertos en un radio de 80 kilómetros. Dos de ellos, los de La Coruña y Vigo, gestionan alrededor de 800.000 pasajeros al año. El aeropuerto de Santiago es el único que gestiona más de 2 millones de pasajeros. Más de un aeropuerto en una región determinada, con cifras de tráfico de pasajeros por debajo del millón, es un indicador de que hay demasiados aeropuertos.

En algunos casos, los habitantes de una región tendrían acceso a más destinos si sólo hubiera un único aeropuerto operando en el área. Paradójicamente, un exceso de competencia puede dar lugar a que algunos de los destinos potenciales no estén cubiertos. Esto ocurre si ninguno de los aeropuertos es capaz de atraer suficiente tráfico de manera que garantice a la aerolínea que el destino sea rentable. Como resultado, los pasajeros locales se ven obligados a viajar a través de los aeropuertos intermedios para llegar a su destino final. En Galicia, los viajeros tendrían acceso a más destinos si el Aeropuerto de Santiago – el más activo y el más céntrico – fuera el único aeropuerto en funcionamiento en la región. Los vuelos directos a París o Roma, sin tener que viajar a través de Madrid, podrían convertirse en una realidad.

Las autoridades locales deben ser conscientes de que el tiempo mínimo de viaje desde casa hasta el destino final – y no el tiempo de conducción mínimo desde casa hasta el aeropuerto más cercano – es lo que realmente desean los pasajeros. A veces un único aeropuerto puede dar mejor servicio a una región que tres.

 

 

Share Button


5 Comments » for Concentración de aeropuertos
  1. J. Esteban says:

    Me parece que su razonamiento cojea en al menos dos argumentos:
    1.- El tiempo mínimo de viaje desde casa hasta el destino final – y no el tiempo de conducción mínimo desde casa hasta el aeropuerto más cercano – es lo que realmente desean los pasajeros
    2.-En Galicia, los viajeros tendrían acceso a más destinos si el Aeropuerto de Santiago – el más activo y el más céntrico – fuera el único aeropuerto en funcionamiento en la región.

    Respecto al primero, comentarle que si mi destino final es Madrid, por ejemplo, añadirle una hora de trayecto por carretera a la hora de vuelo y a la casi otra hora previa de presentación al embarque es casi invitarme a coger el coche y conducir hasta Madrid salvo que tenga un enlace o conexión posterior. Su razonamiento sería bueno si hubiese un medio de transporte público rápido y eficaz ( al igua que hay entre Milan y Malpensa, por ejemplo ). Olvida usted que tanto Coruña como Vigo y sus respectivos entornos concentran a la mayor parte de la población de Galicia, lo que supondría unos desplazamientos por carretera en horas punta a “su” único terminal que, creame, colapsaría los accesos a Santiago. El hecho de que Santiago tenga mas pasajeros solo viene dado por que ya se esta haciendo lo que usted preconiza, no por que sea el entorno de la capital de Galicia el que los aporte en su totalidad. Paradójicamente, cuando volamos a Milan agradecemos infinito que nos manden a Linate, que esta pegado a la ciudad, y no al lejano de Malpensa, inabordable por una autopista supercongestionada en horas punta y que solo salva el tren.
    El tiempo desde que sales de casa hasta que te sientas en el avión cuenta y mucho, el resto ya viene dado. No es lo mismo coger un avión que despegue a las 06:30 desde La Coruña que desde Santiago, creame que no es lo mismo.
    En cuanto a su segundo argumento me parece que usted supone mucho. Los destinos los marcan los pasajeros, no los aeropuertos o las administraciones, como muchos pretenden. Solo el mercado será el que dictará que enlaces podrá haber o no, y para ello es necesário no ya tan solo el turismo, sino también que haya industria y empleo, riqueza en una palabra.
    Finalizar comentándole que Galicia si que es atípica por tener tres Aeropuertos muy cercanos entre si, con mas de 50 años de antiguedad el mas reciente. hay un motivo que parece que todos olvidan, y es que a finales del pasado siglo XX las comunicaciones por carretera con la meseta eran horrorosas, y la cornisa Cantábrica eran ya sencillamente infernales ( hasta hace unos meses … por fin ) Del ferrocarril no hablamos pues el trazado es de la epoca de Primo de Rivera, y hasta no hace mucho un Coruña – Barcelona en tren se llevaba casi 18 horas. No es de extrañar, me parece a mi, que al menos quedara el avión.

  2. Carlos Andrade says:

    Según mi modesto punto de vista, y como usuario habitual del aeropuerto de Santiago, me permito dar la razón al Sr. Padilla en que muchas veces los viajes se hacen insoportables debido a las escalas que tenemos que hacer para llegar a nuestro destino. No me importaría ir hasta Vigo o A Coruña si, a cambio, elimino una escala, pero no es el caso. Esa posibilidad no existe porque tenemos tres aeropuertos pequeñitos en vez de disponer de uno que nos permita viajar, por ejemplo, a un buen número de capitales europeas de forma directa. Por cierto, Sr. Esteban, los destinos no los marcan los pasajeros sino las compañías aéreas en función de sus intereses comerciales (entre los cuales, los pasajeros cuentan tan solo una pequeña parte).

  3. J. Esteban says:

    Yo soy un usuario habitual de los Aeropuertos de Santiago y La Coruña, y muy ocasional en el de Vigo. En el primer y último caso aprecio el tener un aeropuerto a 15′ del centro de la ciudad, pequeño y manejable que permita el tener un acceso rápido y cómodo al avión. Los destinos “hub” como Madrid y Barcelona ( ademas de otros como Londres ) permiten tener accesa a una oferta de enlaces que jamas tendremos en Santiago por mucho que quede un único aeropuerto. Ademas, el tiempo y dinero invertidos en llegar a Santiago desde Vigo y Coruña pesarán mucho cuando llegue ( si es que llega ) la oferta del tren rápido ( ya ni alta velocidad, fíjese ) así que en ese hipotético único terminal no se puede esperar la suma aritmética de los pasajeros de los tres aeropuertos. Al final, y según sus análisis, quedará un único aeropuerto, con unas pocas más o casi las mismas conexiones. Pero ello a cambio de dar un mal servicio a las dos áreas mas pobladas de Galicia. La clave aquí esta en la especialización, y es en este entorno donde pueden convivir con éxito los tres aeropuertos. Es la hora de ofertar Santiago como plataforma logística aprovechando el especio libre en el antiguo terminal, así como para acoger industria aeronáutica, todo ello combinado con el estupendo perfil turístico de Santiago. Los aeropuertos de Coruña y Vigo son únicos para negocios y acceso a los hubs que antes he citado. La clave aquí tambien consiste en diseñar de una vez por todas sistemas de inspección de pasajeros que permitan un acceso rápido y cómodo al avión -gran handicap de la aviación comercial ahora mismo- . A pesar de que son muy necesarios, estos engorrosos y largos controles para mi son lo peor de un viaje, y acepto con gusto una escala tomando un cafe o visitando tiendas en el área de tránsito antes que pasar por un filtro dos veces. Y es que en aeropuertos grandes son una autética cruz, créame. Quizá Aertec algún día encuentre una solución a esta auténtica maldición del usuario del avión, sobre todo si viaja con botas o zapatos de tacón, maleta y bolsa de ordenador. Hacer equilibrios cargando con dos o tres bandejas y descalzo buscando un hueco donde volver a “armarte” es algo que debería de desaparecer ya.
    Para acabar, comentarle al Sr. Andrade que su percepción acerca de quén es el que en realidad marca los destinos esta distorsionada por el actual escenario de subvenciones públicas encubiertas y chantajes de determinados operadores. La realidad es que las compañías aéreas quieren sus aviones llenos o con un porcentaje alto de ocupación, y para ello hacen extensivos estudios de mercado y diseñan las ofertas usando herramientas muy complejas. Y en último caso, si se decide poner una escala en marcha a modo de apuesta, generando oferta en busca de demanda, como ésta no tenga la afluencia de pasajeros esperada, se cierra en un plazo muy breve. Muy atrás quedaron los tiempos en los que el horario de una compañía SI que era sagrado durante seis meses. Ahí si que se volaba donde ellos decían ( por que álguien muy por encima a su vez se lo ordenaba ). Otra cosa eran las charter, pero eso … es ya otra historia. Un saludo!

  4. Muchas gracias a ambos por vuestros comentarios. Este tipo de debates suelen ser muy ricos e interesantes. Cada ciudadano tiene sus intereses, su punto de vista y sus preferencias.

    Por ejemplo, seguro que hay vecinos próximos al Aeropuerto de Vigo que estarían encantados con su cierre. Aquellos que ni viajan ni viven del aeropuerto pero que deben soportar inconvenientes como el ruido. También los habrá, a 10 minutos del mismo, que vuelan sólo a Madrid y que estarán encantados con su proximidad.

    Es imposible dar gusto a todos.

    En cuanto a los vuelos, unos prefieren los vuelos directos, a otros no les importa hacer escalas. Yo personalmente prefiero los vuelos directos aunque tenga que madrugar un poco y conducir más tiempo.

    A este respecto creo que en general la mayoría de los pasajeros prefieren vuelos directos. De hecho, los diseños de los fabricantes de aviones van en esta línea. El pasajero típico prefiere volar de Seattle a Londres sin pasar por Nueva York. En nuestro caso, bastante más modesto, sería como viajar de Santiago a Milán sin pasar por Madrid, Barcelona o París. Como bien dices, los aeropuertos grandes son una auténtica cruz.

    No hay duda de que tener tres aeropuertos tiene sus ventajas. La cercanía es una de ellas. Un solo gran aeropuerto también tiene sus inconvenientes; los atascos en el acceso entre otros. Para muchos pasajeros gallegos, indudablemente, tres es mejor que uno.

    A pesar de todo sigo pensando que, si pusiéramos todo en la balanza, el pasajero medio en Galicia tendría acceso a más destinos y en menos tiempo con un solo aeropuerto. Algunos pasajeros perderían, pero la mayoría saldría ganando.

  5. J . Esteban says:

    Supongo que el tiempo nos dará o quitará la razón a cada uno de nosotros. Mientras tanto, hubiera sido deseable que se hubiese planificado una buena red de enlace entre las principales ciudades gallegas y el aeropuerto de Santiago ( tren ligero, autobus, con unos buenos intercambiadores) en vez de empezar por el tejado haciendo el 100% de una enorme nueva area terminal que esta semicerrada y que según creo cuesta una fortuna en mantenimiento. Así se podrían aunar ambos intereses: cercanía o fácil acceso y buena oferta de destinos.
    Buen fin de semana!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*