10/11/2014

2

La leyenda del avión “Cuatro Vientos”

La historia de la aviación se ha dejado seducir con los años por la tecnología más avanzada, escáneres, radares, cámaras, sensores y demás artilugios… miles de cambios de concepto, procesos, ideas y proyectos, llevados a cabo durante años, a través de generaciones de trabajadores dedicados a la aeronáutica y de sociedades cambiantes que lo han permitido. Sin embargo, aún hoy podemos rescatar historias entrañables, aventuras y leyendas del pasado que además nos tocan de cerca. Es el caso de la historia protagonizada por el Capitán Mariano Barberán, el Teniente Joaquín Collar y el Sargento Modesto Madariaga. La leyenda del avión bautizado “Cuatro Vientos”.

Lejos de las idiosincrasias propias del comercio y la competitividad empresarial que hoy en día nos rodean y, únicamente, centrándose en superar los retos que hasta entonces eran impensables, nos encontramos por ejemplo con esta historia que rescato y resumo brevemente, justo cuando todo comenzaba a desarrollarse y las metas propuestas eran “volar hasta donde nadie ha llegado”:

linea

Corre el año 1933 y el Capitán Mariano Barberán, piloto y navegante, Director de la Escuela de Observadores de Cuatro Vientos, comienza un estudio minucioso de la meteorología del Atlántico para localizar una ruta a seguir para volar sin escalas desde la Península Ibérica a las Antillas, cruzando el océano por su parte central.

Organiza el vuelo en dos etapas: la primera de 8095 Km. de Sevilla a La Habana (Cuba), vía Isla de Madeira y San Juan de Puerto Rico, con unos 6.000 Km. sobre el mar; la segunda etapa de 1920 Km., de La Habana a México D.F.

Barberán elige como compañero del viaje al teniente Joaquín Collar, considerado uno de los pilotos más expertos y hábiles del momento. El mecánico del avión es el sargento Modesto Madariaga, con experiencia en acciones de guerra.

El avión, bautizado “Cuatro Vientos”, era un Breguet XIX TR Súper Bidón, fabricado en la factoría de Getafe (Madrid) de Construcciones Aeronáuticas S.A. con un motor Hispano Suiza, modelo 12 Nb, de 12 cilindros el V con una potencia máxima de 720 C.V. Su depósito de combustible era de 5325 litros, el techo de servicio de 6700 metros y su velocidad de crucero de 190 Km./hora.

El día 10 de junio de 1933, a las 02:00 hora local (HL) el avión es sacado del hangar y repostado con 5300 litros de gasolina y 220 litros de aceite. Abandona la costa por Sanlucar de Barrameda, en la desembocadura del Guadalquivir, siguiendo la ruta de Colón y a las 15:39 HL del día 11 de junio, tomaron tierra en el aeródromo de Camagüey (Cuba), después de 39 horas y 55 minutos de vuelo, con tan solo 100 litros de combustible en su depósito.A las 05:52 HL del día 20 de junio despegó del aeródromo de Columbia para cubrir los 1920 Km de la segunda etapa que le llevaría a la capital mexicana. La ruta prevista sólo se había definido hasta Villa Hermosa, para decidir el resto del viaje a la vista de las circunstancias meteorológicas.

A las 13:40 HL la escolta, compuesta por 21 aviones mexicanos despega para ir al encuentro del “Cuatro Vientos”. Cuatro horas más tarde y entre una gran tormenta regresan sin haberle avistado. A las 20:30 HL se da la orden de búsqueda del aeroplano. Desde su desaparición, las falsas noticias, hipótesis y bulos inundaron las páginas de los periódicos. Lo único seguro es, eso sí, que Mariano Barberán, Joaquín Collar y el “Cuatro Vientos” en su último vuelo fueron directos a la leyenda. La Liga Internacional de Aviadores les concedió en 1933 el Trofeo Harmon.”

linea

La leyenda de El Cuatro vientos es una evidencia más de que muchos procesos, que seguimos llevando a cabo en nuestro día a día, nos pueden conducir al triunfalismo histórico, a romper con lo que hasta ahora era normal. Son tan importantes como conseguir entonces superar el Océano Atlántico, el reto personal de crecer en cada paso, siempre mirando al futuro.

 

Fuentes: Web del Ejército del Aire. Texto (fragmento) extraído de Air & Space Power Journal 75º Aniversario del Vuelo España-Cuba-México, del Avión “Cuatro Vientos” escrito por el Coronel Antonio Rodríguez Villena, Ejército del Aire Español

 

 

Share Button

2 Comments » for La leyenda del avión “Cuatro Vientos”
  1. José Benito Giraldes says:

    Otra historia aeronáutica – ésta con final feliz – fue la del vuelo del “Plus Ultra”.
    Despegó de Palos de la Frontera el 26 de enero de l926 al mando del comandante Ramón Franco con tres tripulantes más. Después de varias etapas llegó a Buenos Aires el 9 de febrero. El hidroavión era un Dornier – Do construído en 1920 y Carlos Gardel grabó, en Barcelona, el tango “La Gloria del águila”. Actualmente, restaurado, está en el museo de Luján (Argentina)

  2. Hola José Benito, antes de nada, gracias por tu comentario.

    Es fascinante la de situaciones espectaculares que nos ha dado la historia de la aviación. Lo que más me asombra a veces son las especificaciones técnicas de los aviones y, cada vez más, me cuesta resistirme a compartir la información de algunos aviones de principios de siglo que ahora, en comparación, parecen de juguete… pero de ahí venimos, y no sólo no hay que olvidarlo, sino todo lo contrario, hay aprovechar pequeños momentos para recordarlos.

    Os comparto, por si os interesa, información sobre el Bucker Jungmann/CASA C1.131, otro avión histórico en España:

    “Este avión biplano de aspecto frágil y cabina abierta ha sido utilizado en numerosos reportajes y películas de gran formato. Su estructura construida en madera, barras metálicas y forrado con tela seguía la línea de producción de aquellos aparatos de principios de siglo. Un motor de 150 CV le proporcionaba una gran potencia y agilidad, desplazándose a una velocidad de crucero de 120 Km. adquiriendo gran fama en el ámbito internacional por sus características. El diseño de los motores Tigre, se hizo de acuerdo a las necesidades de aquellos tiempos, buscando un motor robusto y duradero.

    En España ha estado en servicio como avión de escuela en la Academia General del Aire, en la Milicia Aérea Universitaria y en las Escuelas de Pilotos Civiles.

    Este ligero aeroplano, de diseño alemán, fue construido en nuestro país bajo licencia por CASA, llegando a producir 555 unidades entre 1938 y 1960. Más de 50 años avalaron la buena trayectoria de este entrenador hasta que en 1988 el Ejercito del Aire Español vendió sus últimas unidades”

    Ver imagen del Bucker Jungmann/CASA C1.131

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*