28/11/2016

0

Tribuna por Luis Vidal: El reto del progreso

Los aeropuertos son las catedrales del siglo 21. Grandes espacios públicos al servicio de sus usuarios. Son las principales puertas de entrada y salida a un país y también son la última imagen que un pasajero ve antes de subirse a un avión. Su naturaleza pública y su ubicación geográfica hacen que se eleven más allá del mero lugar de despegue, aterrizaje o de tránsito. Un aeropuerto bien concebido y diseñado es también un destino: algo memorable que merece la pena por sí solo. Tecnología e innovación al servicio de la sociedad. En luis vidal + arquitectos dimos respuesta a esa gigantesca ecuación que es un aeropuerto con nuestro proyecto más emblemático: la T2 de Heathrow en Londres, un edificio que ha sentado las bases de la terminal 4G, el paradigma de una nueva generación de hubs creados para dar respuesta a las necesidades de los viajeros (muchos de ellos en busca de experiencias únicas), las compañías aéreas, las empresas que los gestionan y los países a los que representan.

En la actualidad, la globalización, la conectividad y el aumento demográfico están otorgando a las infraestructuras aeroportuarias un protagonismo antaño inusitado.

En la actualidad, la globalización, la conectividad y el aumento demográfico están otorgando a las infraestructuras aeroportuarias un protagonismo antaño inusitado: Los aeropuertos modernos se han convertido en importantes motores de desarrollo económico y social, y su simbiosis con las metrópolis es tal que ambos, urbes y aeropuertos, crecen simétricamente.

Estados Unidos, el tercer país más poblado del mundo, tiene delante de sí la oportunidad de situarse a la vanguardia de las infraestructuras de transporte generando riqueza social y económica gracias a proyectos como el Aeropuerto Internacional de Denver (el complejo aeroportuario más grande de Norte América) y Dallas Fort Worth, el tercer aeropuerto con mayor tráfico de aeronaves del mundo. Nuestra responsabilidad como sus arquitectos es diseñar terminales 4G seguras, capaces de procesar el aumento de viajeros aéreos de los próximos veinte años reduciendo el impacto medioambiental. Porque en 2035, cerca de 7.200 millones de personas tomarán un avión, según las predicciones de la IATA (International Air Transport Association). Y Estados Unidos será el segundo mercado mundial de la aviación, con más de 1.100 millones de viajeros por año. Este incremento de pasajeros obligará a una ampliación de las infraestructuras aéreas, lo que conllevará mayores inversiones para adaptar aeropuertos, terminales y áreas limítrofes. Gobiernos y sector privado deben estar a la altura para poder dar respuesta a esas necesidades.

Ese es también el reto del progreso que en luis vidal + arquitectos llevamos abrazando desde que nació el estudio en 2004. Lo hemos hecho en la Terminal 2 de Heathrow de Londres, que atesora 26 premios internacionales y que ha sido el primer aeropuerto del mundo en obtener un BREEAM Excellent por su sostenibilidad, y lo seguimos haciendo en el aeropuerto AMB de Santiago de Chile (en asociación con ADPI), en Dallas Fort Worth y en el Aeropuerto Internacional de Denver. Desafíos a los que nos enfrentamos sin olvidar el impacto de las tecnologías emergentes y la creciente preocupación por la seguridad.

Catedrales contemporáneas, pragmáticas y funcionales, capaces de adaptarse a los retos del futuro generando la mejor experiencia para el usuario y promoviendo el desarrollo económico y social.

 

 

(*) Luis Vidal (Barcelona, 1969) estudió arquitectura en la Universidad de Greenwich (Reino Unido) donde se licenció con honores en 1994. Es miembro del RIBA (Royal Institute of British Architects), del COAM (Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid) y del Instituto Americano de Arquitectos (AIA). 

 

 

Share Button

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*