02/01/2017

0

La experiencia de comer en el aeropuerto

Hace unos años, en cuanto se mencionaba la comida de los aeropuertos, lo primero que se nos venía a la cabeza era el típico autoservicio pasado de moda: ir empujando la bandeja sobre las barras de metal frente a comida recalentada, igual que en un comedor escolar, y la habitual selección de sándwiches envasados (pollo y ensalada, atún con mayonesa… ¿te resulta familiar?). Y no nos olvidemos de las latas de refrescos y la cerveza caliente. Ah, y por supuesto, el precio de todo esto era casi el mismo que el de tu billete de avión.

En los aeropuertos se empiezan a ver restaurantes con estrellas Michelin o cafeterías y bares supermodernos patrocinados por chefs célebres en todo el mundo.

Afortunadamente, las cosas ya no son lo que eran. Los aeropuertos están mejorando todas las áreas que afectan a la experiencia de los pasajeros y uno de los ámbitos que destaca especialmente hoy en día es la tendencia hacia la comida gourmet.

En la actualidad, se empieza a ver restaurantes con estrellas Michelin o cafeterías y bares supermodernos patrocinados por chefs célebres en todo el mundo. En mi caso, como usuario habitual del aeropuerto de Stansted, reconozco que los nuevos restaurantes han supuesto un verdadero alivio. Ahora hay comida para todas las edades y para todos los paladares. Puedes tomarte el Whopper de siempre si quieres o bien sentarte a disfrutar de una tranquila comida familiar de tres platos en distintos restaurantes internacionales que ofrecen una gran variedad de platos. El famoso chef británico James Martin también ha abierto una moderna e innovadora cafetería (James Martin Kitchen) que ofrece nuevas ideas para que los pasajeros puedan llevarse la comida al avión y evitar los dichosos paninis de Ryanair. Incluso puedes darte el capricho de disfrutar de algo de marisco y un buen champán si te viene en gana.

He mencionado Stansted porque es el aeropuerto más cercano a mi pueblo y que conozco mejor, pero hay ejemplos aún más extravagantes en todo el mundo. Según varias encuestas realizadas este año, el aeropuerto de Narita en Japón es el mejor aeropuerto del mundo para comer, ya que ofrece una gran variedad de opciones de comida recién elaborada, incluido el restaurante de sushi mejor valorado, Sushi Kyotatsu.

Obviamente, otros aeropuertos asiáticos como el de Changi y el de Incheon se encuentran siempre también entre los mejor calificados por la experiencia de los pasajeros a la hora de comer. La opinión general es que cualquiera querría hacer escala de larga duración en uno de estos aeropuertos, con el fin de poder probar varias de las opciones que ofrecen.

No obstante, Asia no es la única en marcar tendencia en este sentido. London Heathrow está también entre los mejor valorados gracias al restaurante Plane Food, del chef Gordon Ramsay, condecorado con varias estrellas Michelin. En su restaurante incluso se venden los platos gourmet para llevar en una fantástica bolsa de picnic que encaja a la perfección en la mesita plegable del avión. También en Heathrow se encuentra el aclamado restaurante Gorgeous Kitchen, dirigido por varias reputadas chefs de Londres.

En el restaurante Saison Bistro del aeropuerto de Newark se pueden degustar los platos del legendario chef Alain Ducasse, poseedor de seis estrellas Michelin por sus platos de inspiración francesa.

Otros muchos chefs con estrellas Michelin han abierto recientemente restaurantes en otros aeropuertos, como en LaGuardia, en Charles de Gaulle e incluso en el aeropuerto de Málaga, con el Delibar del chef local Dani García.

Y no solo se ofrecen menús suntuosos con platos elaborados… En el aeropuerto de Viena, por ejemplo, se puede degustar la tradicional tarta casera Sachertort y otros pasteles de la célebre pastelería Demel. ¿Y qué te parece la idea de disfrutar de una cerveza en la cervecería artesanal propia del aeropuerto de Múnich? Hasta podrás sentarte a escuchar algo de música en directo en el jardín interior mientras degustas tu cerveza artesanal.

La próxima vez que vayas a coger un vuelo, ¿por qué no vas al aeropuerto una hora antes de lo normal y obsequias a tus papilas gustativas con algo especial? Puede que te lleves una muy agradable sorpresa.

 

 

Share Button

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*