23/01/2017

0

Entrevista a Robert Sinclair, Aeropuerto de Bristol

 

Mr. Robert Sinclair es el Director Ejecutivo del Aeropuerto de Bristol.

“Es importante que no se subestime el papel de los principales aeropuertos regionales después de la decisión del gobierno británico de dar luz verde a una tercera pista en Heathrow”.

linea

El aeropuerto de Bristol ha inaugurado recientemente una nueva zona de control de seguridad como parte de la ampliación por valor de 24 millones de libras. Siempre están mejorando la experiencia del pasajero. ¿Qué puede decirnos de esta última incorporación?

La ampliación de la terminal oeste suma una inversión total en el aeropuerto de Bristol de más de 150 millones de libras desde 2010. La ampliación, de 9.000 metros cuadrados, alberga una modernísima zona de controles de seguridad con doce puestos de control, incluido uno específico para vía rápida. En la nueva antesala de preembarque, los pasajeros pueden preparar sus pertenencias para la inspección de control, y el sistema automatizado de retorno de bandejas con cintas transportadoras más grandes agiliza el proceso de paso por los detectores de metales, los rayos x y los escáneres de seguridad, si es necesario. Todo esto ocurre frente a un fondo de pared digital de 14 metros de longitud en el que se proyectan alternativamente información sobre vuelos a destinos de ultramar y cortos cinematográficos sobre viajes inspiradores realizados por gente del lugar. La ampliación incluye también una zona de recogida de equipaje más amplia, instalaciones de aduana y punto de encuentro y bienvenida, con lo que la experiencia del pasajero a su llegada es mucho mejor.

De hecho, no es casualidad que los índices de satisfacción de nuestros clientes se hayan disparado desde la puesta en marcha de la nueva zona de seguridad. En el tercer trimestre del año 2016, se nombró al aeropuerto de Bristol el mejor del Reino Unido en cuanto a la satisfacción de los pasajeros en el programa de referencia mundial ASQ. Gracias al uso activo de los datos de la ASQ para identificar los factores más influyentes para los pasajeros que viajan tanto por placer como por negocios, hemos conseguido subir el listón de la satisfacción de los usuarios de nuestras nuevas instalaciones. Además de aligerar procesos básicos, como los de seguridad, también hemos aprovechado para impregnar de un sentido de identidad regional todo el diseño, lo que ha ayudado a dar vida a las nuevas instalaciones.

 

La implantación de las últimas tecnologías en los aeropuertos contribuye a que las expectativas de los clientes sean más exigentes. ¿A qué retos se enfrenta el aeropuerto de Bristol a este respecto?

Lo que cada vez buscan más las líneas aéreas y los usuarios es la automatización de procesos, de manera que nuestro reto es hacer posible este cambio sin perder por el camino el toque humano, que es lo que puede diferenciar positivamente a un aeropuerto regional como el de Bristol. Gracias a la tecnología, también somos capaces de entender mejor cómo transitan los pasajeros por nuestra terminal y de identificar posibilidades y oportunidades potenciales para nuevos productos y servicios. Asimismo, puede fomentar la innovación en procesos y prácticas de trabajo: por ejemplo, haciendo posible que los controles de seguridad se efectúen desde una ubicación remota, donde se reducen las distracciones para los agentes. Y más allá del aeropuerto, también se abre una inmensa oportunidad para mejorar la eficacia en el espacio aéreo, que, en el Reino Unido, sigue funcionando según un sistema diseñado en los 60.

 

El plan principal del aeropuerto internacional de Bristol 2006-2030 está orientado al crecimiento futuro. La situación actual del plan, ¿cuál es?

El plan de 2006 proporcionó el marco a partir del cual conseguimos permiso para construir y mejorar las instalaciones necesarias para prestar servicio a un máximo de 10 millones de pasajeros al año. Este completo plan comprende 30 ampliaciones de componentes independientes de la terminal, mostradores de líneas aéreas adicionales y un hotel in situ. Estos elementos llevan en fase de diseño desde 2011, al hilo de la creciente demanda de los clientes, y la mayor parte de la infraestructura principal ya está en pie. Si el aeropuerto pretende acoger la creciente demanda de viajeros aéreos que prevemos para el futuro, es necesario centrar la atención en la infraestructura de transportes más allá de nuestros límites, en particular, en la de la red local de carreteras. Respaldamos planes para la construcción de un corredor multimodal entre la ciudad de Bristol y el aeropuerto, pero necesitamos la ayuda del gobierno de Reino Unido para hacerlo posible.

 

Uno de los objetivos es convertirse en el aeropuerto más sostenible de Reino Unido. ¿Qué tipo de medidas se han adoptado para reducir el impacto sobre el medioambiente?

La ampliación del aeropuerto se ha acompañado de un paquete completo de controles, supervisiones y medidas para paliar una gran variedad de efectos sobre el medioambiente como son el ruido, la calidad del aire y la biodiversidad. Contamos también con la Airport Carbon Acreditation (acreditación sobre el carbono en los aeropuertos), que otorga el plan europeo del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI), por la que se reconoce nuestro empeño en controlar las emisiones de carbono de nuestra actividad, así como nuestro compromiso por reducir su impacto. El siguiente paso es convertirnos en neutrales en las emisiones de carbono.

 

Las compañías de vuelos chárter en el aeropuerto de Bristol influyen en los destinos más populares. Estos destinos se ubican principalmente en la España peninsular y en las Islas Canarias. ¿Se espera un gran crecimiento de este segmento?

Muchos predijeron la desaparición del sector chárter como consecuencia de la revolución del low-cost. Aunque ha habido algunas bajas, las principales operadoras siguen teniendo una actividad fuerte y ofreciendo una propuesta atractiva para sus mercados objetivos. En Bristol tenemos la suerte de ser la base de operaciones de dos de las “dos grandes” del Reino Unido: Thomson y Thomas Cook. La primera empezará a operar vuelos de larga distancia a partir de mayo de 2017, después de un parón de varios años. El 787 Dreamliner va a marcar un antes y un después para nosotros porque abre la puerta a destinos lejanos más exóticos, junto con los ya tradicionalmente favoritos, como la España peninsular y las Islas Canarias.

 

El aeropuerto de Bristol ha experimentado un rápido cambio en los últimos años. ¿Por dónde cree que vendrá el crecimiento futuro?

El de Bristol es el único de los diez aeropuertos más importantes de Reino Unido que registra crecimiento año a año desde 2009. En torno a 7,5 millones de pasajeros transitaron por nuestra terminal en 2016 y esperamos alcanzar la marca de los 8 millones en 2017. No obstante, los análisis demuestran que otros 7 millones de pasajeros de nuestra zona de alcance están volando desde otros aeropuertos de Londres cada año, lo que significa que todavía hay mucho más por hacer. Dicho esto, el sector de la aviación británico es increíblemente competitivo, con más de 50 aeropuertos disputándose las cuotas de mercado. Unas comunicaciones de transporte mejores ampliarían eficazmente nuestra área de alcance; este es el motivo por el que nos interesa tanto mejorar el acceso por superficie al aeropuerto de Bristol.

 

El aeropuerto de Bristol requiere mejoras de las comunicaciones por tren y carretera siendo el principal aeropuerto, que presta servicio al suroeste y al sur de Gales. Una vez se logren, ¿están en disposición de desempeñar un papel fundamental en la solución del problema de la capacidad aeroportuaria británica?

Es importante que no se subestime el papel de los principales aeropuertos regionales, como el de Bristol, después de la decisión del gobierno británico de dar luz verde a una tercera pista en Heathrow. La mayoría de los pasajeros que vuelan hasta y desde el Reino Unido utilizan aeropuertos distintos al de Heathrow. Las ventajas de una mayor conectividad, del turismo de llegada y del aumento del empleo deberían repartirse por todo el país y no concentrarse únicamente en Londres.

La solución a las limitaciones de capacidad de Londres lleva dominando la agenda de la aviación británica desde hace décadas; aún así, incluso con el apoyo del gobierno, quedan muchos años para que la tercera pista en Heathrow sea una realidad. Un uso más eficaz de la capacidad ya existente debe ser, entretanto, la prioridad. Canalizar los pasajeros de todo el Reino Unido a través de Heathrow no es una estrategia de transporte sostenible ni completa. Aún debe hacerse mucho más para mejorar el acceso por superficie a los aeropuertos regionales, que tienen capacidad para responder a las necesidades más cerca de donde surgen; con lo que se reducen las horas de viaje para los pasajeros, y se fomenta, de paso, el uso del transporte público.

 

 

Share Button

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*