22/02/2017

0

Entrevista a Jonathan Evans, Global UTM Asociation

 

Jonathan Evans es el Presidente de la Global UTM (*) Association, una organización sin ánimo de lucro con sede en Lausana, Suiza. Representa a organizaciones distribuidas en 15 países y en 7 grupos de actividad: Proveedores de servicios de navegación aérea, fabricantes de UAS, operadores de UAS, proveedores de software UTM, proveedores de infraestructuras, entes reguladores y expertos académicos.

“Es importante que el sector ofrezca a gobiernos y operadores de drones una visión unificada y herramientas interoperables.”

La Asociación Global UTM se estableció oficialmente en julio de 2016, en Lausana. ¿Por qué surge la necesidad de crear una institución así en Suiza?

Previamente había habido una conferencia internacional en Ginebra, también en 2016, donde se reunieron proveedores de servicios de navegación aérea, autoridades de aviación civil, fabricantes de drones y operadores de infraestructura de telecomunicaciones, así como proveedores de datos y software, para tratar el desarrollo de la gestión del tráfico de los UAS (sistemas aéreos no tripulados). Al término de la reunión, y a pesar de los objetivos comunes, quedó patente que cada participante entendía la UTM (gestión del tráfico de las aeronaves no tripuladas) de manera ligeramente distinta. Es importante que el sector ofrezca a gobiernos y operadores de drones una visión unificada y herramientas interoperables. De aquí nació la idea de crear la Asociación. Elegimos Lausana como sede por su proximidad a la EPFL, una universidad técnica líder especializada en robótica.

 

¿Cuáles son los principales objetivos de la Asociación?

Tenemos 3 objetivos principales para 2017. Primero, publicar una arquitectura de UTM de alto nivel para finales de marzo. Ese plan de acción nos permitirá compartir un concepto y un lenguaje comunes sobre la UTM. A partir de ahí, ya podemos pasar a los dos otros aspectos fundamentales: la matriculación de los drones y el intercambio de datos. La matriculación constituye el primer paso para identificar los drones en vuelo. Es imprescindible, para la seguridad y la aceptación públicas, así como para cualquier infraestructura conectada en red, que sepamos qué nos sobrevuela. El intercambio de datos (los protocolos comunes por los que estos sistemas se comunican) será invisible para casi todo el mundo pero permitirá a los operadores de drones una integración más sencilla con los sistemas compatibles con la UTM para la gestión del tráfico aéreo en todo el mundo.

 

¿Qué podemos esperar del Grupo de trabajo de arquitectura general?

La UTM no consiste en un solo equipamiento o un solo software sino, más bien, en un conjunto de herramientas y partes implicadas que interactúan entre ellas para informar a los pilotos sobre las condiciones de vuelo, autorizar las operaciones y rastrear a los drones. Como un sistema de sistemas. El Grupo de trabajo de arquitectura general define las diferentes partes implicadas y sus funciones.

 

Suiza está desarrollando un clúster de drones comercial realmente destacable e invirtiendo grandes cantidades en I+D en proyectos en el sector. ¿Su propósito es ostentar la posición líder en Europa?

Efectivamente. Las universidades suizas han realizado un magnífico trabajo de promoción de la transición del sector. NCCR Robotics, un centro nacional compuesto de múltiples grupos de investigación repartidos por Suiza, ha sido crucial para el desarrollo del ecosistema. Empresas muy innovadoras como senseFly, Flyability, Verity Studios o Fotokite, entre otras, se han beneficiado del respaldo de la investigación suiza. Estas empresas no compiten con DJI en el espacio “prosumidor” (productor + consumidor). Se dirigen a públicos muy determinados. Las compañías suizas siempre han demostrado ser considerablemente más fuertes a la hora de responder a las necesidades de las empresas frente a las de los consumidores.

 

Actualmente ¿cuál es el contexto legal suizo en cuanto a los drones?

Los reguladores suizos han adoptado una perspectiva muy pragmática y flexible respecto a los drones. Han diseñado una filosofía basada en riesgos que permite el desarrollo de muchas operaciones, siempre y cuando no supongan un peligro para las personas o las infraestructuras, en el aire o en suelo firme. Aplican también la legislación existente sobre privacidad, por ejemplo, en lugar de crear nuevas leyes específicas para los drones. Este entorno tan favorable ha desempeñado, sin duda, un papel primordial en el desarrollo de la industria de los drones en Suiza.

 

¿Y la financiación privada? ¿Se plantea la Asociación Global UTM la búsqueda del equilibrio entre la financiación privada y la pública como una de sus principales funciones?

La Asociación Global UTM tiene un carácter profesional no lucrativo y, como tal, debe financiarla el sector. No descartamos solicitar subvenciones si creemos que podemos añadir valor a un proyecto público, pero la Asociación debe conservar siempre la capacidad de funcionar sin financiación pública.

 

La Asociación Global UTM asistió a la feria robótica Global Robot Expo en Madrid. ¿Cuál fue la finalidad principal de su participación?

La Global Robot Expo de Madrid suponía una magnífica oportunidad para conocer a expertos e intercambiar ideas con ellos relacionadas con la UTM en otros sectores. No podemos trabajar aislados. La gestión del tráfico de drones es parte de una tendencia de alcance mucho mayor. Tanto si funcionan en tierra, en el agua o en el aire, vamos a ver cada vez más robots inteligentes a nuestro alrededor. Algunos hacen referencia a este fenómeno como la Internet de las cosas en movimiento, otros como vehículos autónomos.

 

(*) UTM es el acrónimo de Unmanned Aerial System Traffic Management o Gestión de Tráfico de Sistemas Aéreos No Tripulados.

 

 

Share Button

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*