14/08/2017

0

La experiencia de volar en un A380 y en un B747

La aeronáutica es de esas disciplinas que suele impactar emocionalmente a cualquier persona la primera vez que tiene contacto con ella. El tamaño de las aeronaves, la experiencia de volar, el entorno de los aeropuertos…

En mi caso, no fue diferente. Recuerdo la primera vez que subí en un avión: tendría unos 8 años y fue un vuelo de Madrid a Tenerife. Por aquel entonces sentí una emoción que difícilmente se puede describir con palabras, era una sensación como estar en una película de ciencia ficción: todo era nuevo, desconocido. Recuerdo que bombardeaba a mi madre a preguntas tipo ¿por qué el avión puede volar?, ¿por qué las alas no se mueven como las de los pájaros?, ¿cuánto pesa el avión?…

Desde el instante en que puse pie en aquella cabina de pasajeros, tuve claro que a lo que quería dedicarme en el futuro era a fabricar aviones. Me parecieron en aquel momento vehículos fascinantes, cosa que sigo pensando a día de hoy.

Pues bien, hace algún tiempo tuve la oportunidad de volar por primera vez en un Airbus A380, y recordé la sensación que tuve de niño al montar en avión: las mismas preguntas y la misma fascinación al ver a semejante ingenio. Porque una cosa es ver la S19 (la parte trasera  del fuselaje) del A380 en el taller, y otra muy diferente es verla delante de ti, terminada y operativa. No eres capaz de hacerte una idea de cómo de grande es hasta que no lo tienes frente a tus ojos.

Desde hace muchos años estuvimos ya casi acostumbrados a ver la silueta del Boeing 747-400 (con esa joroba inconfundible), avión en el que también he tenido la suerte de volar en diferentes ocasiones. Sin embargo, he de decir que aunque la sensación de volar es de por si indescriptible, no es lo mismo hacerlo en un 747-400 que en un A380.

Para que os hagáis una idea de lo que representa cada uno de estos gigantes del aire, he aquí unos cuantos datos:

La cantidad de pasajeros que pueden transportar uno y otro supera a la de cualquier otro avión en servicio. En el caso del Boeing 747, la configuración típica de 3 clases da cobijo a 416 pasajeros, mientras que el A380 transporte a 544 pasajeros (4 clases), pudiendo llegar hasta los 853 pasajeros en clase única.

El peso máximo al despegue (MTOW) del A380 es de 575 toneladas, mientras que el del Boeing 747 es de 413 toneladas.

Durante 30 años Boeing fue el dueño indiscutible de los aires con su avión de fuselaje ancho, hasta la llegada del A380. En general, el A380 es más eficiente y tiene mayor  capacidad de pasajeros.

Algunos datos curiosos del A380 son los siguientes:

  • El peso de la aeronave es 15 toneladas más ligero que si se hubiese construido entero de metal.
  • Durante el despegue, las alas flectan hacia arriba hasta 4 metros.
  • La aerodinámica del fuselaje genera menos resistencia aerodinámica que un B747 lo que hace que sea más eficiente y más fácil el avance.
  • El A380 solo tiene inversores de empuje en los motores más cercanos al fuselaje.
  • Los cables de electricidad son de aluminio en lugar de cobre para ahorrar en peso debido a la cantidad de cables que posee.
  • Las alas de los A380 fueron diseñadas para soportar pesos de hasta 650 toneladas en previsión de que se desarrollen futuras versiones y además dispone de “sharklets”, que reducen las turbulencias en punta de ala y lo hacen más eficiente.
  • En España se fabrica el belly fairing (vientre) en las instalaciones de Puerto real (Cádiz), y la parte trasera del fuselaje (S19) en las instalaciones de Getafe (Madrid).

El A380 no ha tenido la acogida que se esperaba debido a sus propias dimensiones, que impiden que pueda ser operado en la mayoría de aeropuertos internacionales (el A380 es un avión de categoría F, por lo que únicamente puede llegar o salir desde aeropuertos con esa categoría y nivel 4). Actualmente puede operar únicamente desde 66 ciudades del mundo, entre las que se encuentran Madrid y Barcelona. Emirates posee la mayor flota de A380 con 90 aviones pedidos. En el cómputo global hay pedidos 317 aviones, de los cuales han sido entregados 210 (que se encuentran operativos) y 107 en la reserva.

A pesar de estos datos, y de la diferencia de años entre una y otra aeronave, el Boeing 747 sigue teniendo un atractivo especial para muchos. De hecho, ambos aviones compiten directamente entre sí.

En términos de idoneidad para las compañías aéreas, el A380 es más eficiente, aunque la inversion inicial que requiere es superior a la de su competidor del otro lado del Atlántico.

Finalmente destacar que el A380 no tiene version de carga que, aunque inicialmente se planificó y quedó a la espera de la llegada de pedidos, nunca se llegó a poner en  producción. En este segmento el Boeing 747 no tiene competencia.

Mi consejo es muy claro: disfrute de ambas aeronaves cuando tenga oportunidad, pues se trata de una experiencia única.

 

 

Share Button

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*