09/04/2018

0

Entrevista con Ignacio Castejón, Great Hall Partners

 

Ignacio Castejón es CEO en Great Hall Partners, así como Project Director Corporate Development and M&A Ferrovial Aeropuertos.

“Los aeropuertos del futuro serán aquellos que mejor se adapten a su entorno y al perfil de sus pasajeros, en un contexto en que la sostenibilidad está llamada a ser cada vez más importante”

 

Ferrovial Aeropuertos, líder del consorcio Great Hall Partners, remodelará y explotará comercialmente la terminal Jeppesen del Aeropuerto de Denver, el sexto con mayor tráfico de EE.UU. ¿Qué tipo de reformas concretas se van a llevar a cabo?

El proyecto contempla trabajos de construcción y remodelación por valor de 650 millones de dólares en una superficie de más de 70.000 metros cuadrados. Entre otras actuaciones, prevemos desarrollar nuevas zonas comerciales y de restauración y una nueva área de facturación, reubicar y ampliar las zonas de seguridad y mejorar los accesos a la terminal, con el objetivo de ampliar su oferta comercial, mejorar los flujos de tránsito de sus pasajeros, y, a título más general, optimizar su espacio y aumentar su eficiencia.

 

Se trata del primer contrato aeroportuario de la filial del grupo Ferrovial en Estados Unidos, donde ya opera en otras divisiones. ¿Qué supone para la compañía española adentrarse en este sector?

Contar con un primer proyecto en curso y de esta envergadura en Estados Unidos nos posiciona en un mercado cuyo sector aeroportuario está llamado a favorecer cada vez más la colaboración público-privada, en base a las grandes necesidades de inversión de su red. Otro de nuestros principales activos para optar a proyectos como el del Aeropuerto de Denver o a los previstos en nodos tan importantes como JFK o LaGuardia es el sólido track record del grupo Ferrovial en Estados Unidos: un mercado estratégico para nuestra compañía que representa el 13,4% de nuestra facturación y en que contamos con un equipo de más de 3.600 profesionales.

 

El proyecto se conoce como Great Hall. ¿En qué mejorará la experiencia de los usuarios y el propio aeropuerto cuando se implanten las mejoras tecnológicas previstas?

Bajo la premisa de que la experiencia del usuario ha de estar en el centro de la gestión aeroportuaria, todas las intervenciones que prevemos llevar a cabo en el Aeropuerto de Denver están encaminadas a mejorarla en una u otra dimensión. La reforma de los accesos a la terminal, por ejemplo, mejorará los flujos de tránsito de pasajeros y visitantes. La remodelación de sus controles de acceso agilizará el proceso de facturación y lo volverá todavía más seguro. Y la ampliación de su superficie comercial brindará una mayor y mejor oferta de tiendas y de establecimientos de restauración y de ocio. Todo esto, naturalmente, en una terminal con mayor capacidad, y, por lo tanto, en disposición de brindar un mejor servicio a un mayor número de pasajeros en comparación a su configuración anterior.

 

¿Cuál es el concepto de aeropuerto del futuro que maneja Great Hall Partners?

En Ferrovial Aeropuertos creemos que los aeropuertos del futuro serán aquellos que mejor se adapten a su entorno y al perfil de sus pasajeros, en un contexto en que la sostenibilidad está llamada a ser cada vez más importante para todo tipo de negocios y en que los consumidores disponen de más alternativas que nunca y se han vuelto mucho más exigentes.

En el caso de Denver, apostamos por un mayor uso de las energías renovables, por simplificar el wayfinding inspirándonos en la propia arquitectura del aeropuerto, caracterizada por sus líneas simples, y por recurrir a la tecnología no como un fin en sí mismo, sino para ponerla al servicio de una mejor experiencia del pasajero –tanto a nivel de front-end, como, por ejemplo, utilizando el análisis de datos para optimizar los ingresos comerciales: un win-win para aeropuerto y usuarios.

 

Great Hall es un proyecto que se desarrolla bajo la colaboración público-privada, un modelo que parece se está consolidando en EE.UU, especialmente en el sector aeroportuario. ¿Qué ventajas aporta este tipo de asociación, conocido por sus siglas en inglés PPP (Public-Private Partnership) o P3?

En el contexto concreto del sector aeroportuario estadounidense, las necesidades de inversión de su red vuelven imprescindibles este tipo de colaboraciones público-privadas, pero sus ventajas van más allá de brindar un mayor músculo financiero. En primer lugar, permiten a los gestores públicos reducir su exposición a los riesgos inherentes a la actividad aeroportuaria (financieros, laborales, medioambientales…). Y, en segundo, transferir la gestión de este tipo de activos a socios privados con experiencia y en disposición de desplegar en sus aeropuertos las mejores prácticas internacionales y la última tecnología.

 

¿Podemos hablar a nivel internacional de la existencia de una “Marca España” en cuanto a diseño e ingeniería en el sector aeroportuario?

Sin duda, España cuenta con una dilatada trayectoria en el sector aeroespacial, y, en concreto, en el aeroportuario. En nuestro caso, percibimos la fortaleza de esa marca en nuestros competidores directos en procesos de licitación en todo el mundo, pero también en toda una red de socios (estudios de arquitectura, ingenierías, asesores…) que combinan la proximidad de estar basados en nuestro país con el prestigio internacional y la capacidad de asistirnos en proyectos complejos en cualquier rincón del mundo.

 

 

Share Button

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*