29/05/2018

0

Entrevista a Dwight Pullen, Skanska Aviation

 

 

Dwight Pullen es Vicepresidente sénior y Director nacional en el Centro de excelencia de aviación de EE. UU., Skanska Aviation.

“Lo que quieren los pasajeros es tener control sobre su tránsito por los aeropuertos y la tecnología está contribuyendo a hacer eso posible.”

 

1.- Sus más de 20 años de experiencia en el sector, principalmente en el de la aviación, lo avalan ampliamente para realizar una predicción sobre el mercado de la construcción de la aviación en Estados Unidos. ¿Cuál es su análisis para el futuro próximo?

Muchos aeropuertos se diseñaron antes de que siquiera pudiéramos imaginar cómo iban a funcionar las líneas aéreas en la actualidad y cómo iban a utilizar los viajeros los aeropuertos. Dado el incremento drástico en el número de viajeros previsto, la FAA habla de mil millones de pasajeros para 2029, ahora es el momento de actualizar las instalaciones aeroportuarias y ponerlas a punto para el crecimiento previsto.

 

2.- En la página web de Skanska se puede leer Socios Skanska con los aeropuertos más transitados y las líneas aéreas y empresas aeroespaciales más grandes para transformar el sector de la aviación de hoy para los pasajeros de mañana. ¿Cómo serán los pasajeros de mañana y cuáles serán sus necesidades?

Los aeropuertos han reconocido ya que deben adaptarse para ofrecer experiencia de pasajero. La tecnología sirve de gran ayuda para hacer más agradable el tránsito por los aeropuertos, desde la llegada hasta la salida y recogida de equipajes. A medida que aumenta el número de pasajeros, aumenta proporcionalmente la importancia de simplificar y mejorar el tránsito por los aeropuertos. La misma evolución que abarca todo (desde los servicios de coche compartido hasta la facturación a través del móvil y mucho más), impulsada por el aumento de la frecuencia con la que los pasajeros recurren y confían en la tecnología para gestionar mejor sus viajes, deben seguir también los aeropuertos.

 

3.- La renovación del aeropuerto de LaGuardia de Nueva York es el primer proyecto (y más ambicioso) de la aviación estadounidense financiado a través de un modelo de alianza público-privada (PPP), dirigido por una empresa conjunta de diseño y construcción formada entre Skanska y Walsh Construction. Los últimos años han sido testigo de la evolución de los modelos PPP en EE. UU. en el entorno aeroportuario. ¿Representan actualmente la mejor fórmula para la construcción de este tipo de infraestructuras?

Desde hace 10 o 15 años, los métodos de producción alternativos, como la gestión de la construcción a riesgo (CMAR, por sus siglas en inglés), los contratos de diseño y construcción y las alianzas público-privadas específicas para instalaciones, han ofrecido más seguridad en cuanto a precios y planificación de fechas, al tiempo que han implantado la colaboración como el camino hacia el éxito.

El modelo de alianza público-privada es un método emergente y que cada vez despierta más interés debido a la demanda de nuevas infraestructuras y a las limitaciones de financiación para construir. Utilizar este método de ejecución ha demostrado tener muchas ventajas como, por ejemplo, la de los fondos que reciben los socios del sector privado por desarrollar, financiar, diseñar, operar y mantener la infraestructura durante periodos de concesión de 30 a 50 años o más. Además, suele tratarse de financiación no registrada, lo que le permite al aeropuerto más capacidad para financiar otras infraestructuras necesarias.

No todos los proyectos son iguales y los operadores aeroportuarios y las líneas aéreas deben tener en consideración muchos métodos de ejecución antes de decidirse por el que mejor se adapta a sus proyectos individuales. El factor común que los une a todos es la colaboración: se prefieren los métodos que reúnen al equipo del proyecto en la misma mesa.

 

4.- La extensa investigación sobre la experiencia del pasajero se centra en el papel, cada vez más preponderante, que la tecnología va a desempeñar en los aeropuertos del futuro, lo que reducirá significativamente las esperas. En su opinión, ¿cuáles son las tecnologías nuevas y emergentes con más potencial para mejorar la experiencia del cliente?

Existen varias tecnologías que ya se están probando, como la biometría, que utiliza el reconocimiento facial para la facturación de pasajeros. Para que este sistema termine adoptándose en los aeropuertos en EE. UU. será necesaria mucha colaboración entre aeropuertos y líneas aéreas. Somos conscientes de que la congestión que se produce en los puntos de control de seguridad es un foco de frustración para los pasajeros. Esta tecnología puede aliviar los cuellos de botella que se producen en estos momentos. Y, en cuanto a la tecnología que ya está implantándose, creo que seguiremos viendo el crecimiento de las notificaciones de estados de vuelos a través del móvil, así como las actualizaciones de ubicación de equipajes en dispositivos móviles. Cada año se registran millones de reclamaciones por mala gestión de equipajes. La tecnología puede hacer mucho por mejorar la experiencia del pasajero en este sentido.

 

5.- Podría resultar contradictorio que se esté trabajando en aumentar la velocidad de los vuelos y reducir los tiempos de espera en los aeropuertos pero queramos combinar la última tecnología con la idiosincrasia cultural de cada aeropuerto para crear la experiencia de pasajero más satisfactoria posible. ¿Van a tener tiempo, los pasajeros del futuro, para disfrutar esas experiencias?

Lo que quieren los pasajeros es tener control sobre su tránsito por los aeropuertos y la tecnología está contribuyendo a hacer eso posible. Los aeropuertos que evolucionen en paralelo a sus pasajeros serán los que tengan clientes más satisfechos. Eso significa crear oportunidades que simplifiquen cada parada durante el tránsito por los aeropuertos y que se acomoden a las necesidades de los pasajeros.

 

6.- La Administración Federal para la Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) anunció en 2012 que los pasajeros de las aerolíneas duplicarían su número durante los siguientes 20 años. En 2029, mil millones de pasajeros pasarán por los aeropuertos nacionales, llegando a los 114 mil millones en 2035. ¿Están los aeropuertos estadounidenses preparados para este incremento en el número de pasajeros?

Es imperiosamente necesario modernizar los aeropuertos de nuestro país. La mayor parte de los aeropuertos actuales se construyó conforme a las necesidades de los pasajeros de acuerdo con la época en cuestión y no con la idea de facilitar la adaptación a las necesidades futuras de todas las partes implicadas. Mientras el sector de la aviación produce aeronaves cada vez más avanzadas y eficientes, la infraestructura asociada no le sigue el paso. Desde el punto de vista de la construcción, dado el crecimiento previsto, los equipos de construcción deben pensar, ahora más que nunca, en trabajar de forma eficiente para entregar los proyectos a tiempo y de manera que garanticen la eficacia en las operaciones de vuelos, en el acceso de pasajeros y mucho más.

 

 

 

Share Button

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*