0

Entrevista a Kim Day, Denver International Airport

 

La Sra. Kim Day es Directora ejecutiva del Aeropuerto Internacional de Denver (Denver International Airport):

“Estamos ante un panorama en continuo cambio y tenemos que estar preparados para todo, manteniendo siempre nuestra flexibilidad y nuestra agilidad.”

El Aeropuerto Internacional de Denver ha propuesto una alianza por valor de 1.800 millones de dólares para la renovación de la terminal, lo que incluye la reubicación de todas las cámaras de seguridad y la modernización de los controles con una tecnología más rápida. ¿Qué otras mejoras veremos en el aeropuerto?

El proyecto al que se refiere se llama “Great Hall” y tiene como finalidad proporcionar una experiencia aún mejor a nuestros pasajeros. Tendrá como resultado un proceso de seguridad mejorado gracias a las nuevas tecnologías y a la modernización de la instalación, más concesiones y de mayor calidad, instalaciones de facturación actualizadas y dos grandes áreas de espera previas a los controles de seguridad para los pasajeros de vuelos nacionales e internacionales. El proyecto incluye otras muchas mejoras, como nuevas escaleras mecánicas, aseos, señalética, una zona de juego infantil y un punto de despacho de equipaje “exprés” en la zona de llegada de viajeros adyacente a los controles de seguridad TSA. Al tiempo que modernizamos y mejoramos la terminal, aprovecharemos para aumentar su capacidad en un 30 %. En paralelo, estamos trabajando en un plan sólido de ampliación de puertas de embarque que responda al aumento de capacidad de la terminal. Para ello, ampliaremos los tres vestíbulos de modo que puedan albergar, para 2020, 20 puertas más, según nos han solicitado nuestras líneas aéreas. Además, para ofrecer el aumento proporcional de capacidad necesario, añadiremos dos trenes más al tren terminal/vestíbulo.

Es obvio que estamos experimentando un fuerte crecimiento este año: más de un siete por ciento interanual, hasta julio, con un fuerte 65 % de componente O y D (origen y destino). En respuesta, estamos empezando a plantearnos la ampliación de la carretera de acceso, Peña Boulevard, y valorando el momento oportuno para la séptima pista, así como su posible ubicación (¡qué lujo, vivir en esta tierra!). Hablando de nuestra tierra (de sus 137,8 km cuadrados)… acabamos de completar un plan para el uso de la tierra y estamos contemplando las posibles oportunidades de desarrollo comercial en el aeropuerto. Casi la mitad de nuestro terreno no será necesario nunca para el uso operativo del aeropuerto, de modo que existe un enorme potencial para el desarrollo, incluidos proyectos orientados al tráfico, espacios comerciales y de oficinas, instalaciones hoteleras y para congresos y espacios recreativos.

 

El proyecto Great Hall se aprobó el pasado agosto y está previsto que comience en verano de 2018. ¿Cómo cambiará la experiencia de los pasajeros una vez completado a finales de 2021?

Para empezar, gracias a este proyecto se creará una nueva puerta principal sur de acceso a la terminal desde la plaza, el hotel y el intercambiador de transportes. Esta zona de preseguridad está concebida como un agradable punto de llegada y encuentro dotado de tiendas y restaurantes. En el ala norte de la terminal, habrá un área de bienvenida internacional, más pequeña pero igual de acogedora, un concepto muy similar al punto de llegada y encuentro, también con oferta de restaurantes, tiendas, información de vuelos y servicios de cambio de divisa. Desde la nueva entrada sur en el quinto piso, el tránsito de pasajeros será fluido y lineal hacia la planta superior, que albergará un vestíbulo de mostradores mejorado, y a continuación, la nueva zona de control de seguridad de los pasajeros.

Este proyecto cambiará radicalmente la experiencia en los controles de seguridad para los pasajeros. Mientras que ahora los pasajeros deben hacer cola en una zona expuesta por la parte superior, la remodelación de la terminal contempla una nueva zona cerrada de seguridad y un proceso mejorado en gran medida, que podría convertirse en el nuevo prototipo para los controles de seguridad aeroportuaria en Estados Unidos. Esta zona de control no solo incluye la última tecnología (esperamos que con escáneres CTX, también), sino que además elimina la necesidad de las largas colas de espera. En su lugar, los pasajeros se derivarán a zonas cerradas distribuidas en pares de filas en las que esperarán junto a 20 o 30 personas en un espacio seguro y privado. De esta manera, TSA puede realizar derivaciones de pasajeros según el riesgo, lo que podría aumentar la eficacia de los controles de seguridad.

Una vez pasados los controles de seguridad, los pasajeros pueden caminar hasta las puertas del vestíbulo A o bajar hasta lo que creo que será una agradable zona de embarque con ofertas de experiencias y concesiones en su camino al tren hacia los otros vestíbulos.

Nuestro equipo está dedicando un tremendo esfuerzo y considerando detenidamente cada detalle para saber cómo afecta cada elemento de la terminal a la experiencia general del pasajero. Confiamos en que, una vez completado el proyecto en 2021, Denver pueda ofrecer las experiencias más agradables y eficientes a los pasajeros de este país.

 

El acuerdo Great Hall representa el primer gran contrato público-privado (PPP) para el gobierno local de Denver para un edificio de propiedad municipal. ¿Es el PPP la mejor fórmula para la gestión del aeropuerto?

No existe un modelo que, en sí mismo, sea el mejor para todos los proyectos, pero, por sus características únicas, este proyecto se presta a esta forma de gestión. La remodelación de la terminal se llevará a cabo sin la paralización de sus servicios, 24 horas al día y 7 días a la semana. Esto requiere un complejo plan de ejecución por fases, lo que justifica el valor de que sea una sola empresa la que diseñe y ejecute el proyecto que asuma el riesgo de entregar a tiempo y conforme al presupuesto. A la vez, queremos mejorar las concesiones y las experiencias de los pasajeros, así que hemos recurrido al sector en busca de esa veteranía capaz de transformar nuestra terminal. Dado su éxito de Heathrow, entre otros muchos, Ferrovial será la que lidere esta transformación y explote las concesiones durante los siguientes 30 años, poniendo su experiencia gestora al servicio de nuestro equipo. Obviamente, los recursos de un aeropuerto son limitados y poner el dinero de una asociación PPP a funcionar nos servirá para poder emplear nuestro capital en otros programas, pero este no ha sido nuestra motivación principal. Queríamos la experiencia de terceros en el desarrollo y las operaciones, así como la transferencia de los riesgos sobre costes y programación.  Esta era la fórmula ideal para este proyecto específico.

 

El Aeropuerto Internacional de Denver es el sexto aeropuerto más transitado de Estados Unidos, con 58,3 millones de pasajeros, y el pasado julio registró la actividad mensual más alta de la historia de la aviación en Denver. Los datos son claros y se espera que estas cifras aumenten. ¿Cómo van a combinar este crecimiento del tráfico con la inversión en sostenibilidad? ¿Cuáles son los objetivos de sostenibilidad del DIA para el futuro próximo?

Como todos los aeropuertos en Estados Unidos, estamos tratando de reducir nuestra huella de carbono y me complace poder afirmar que hemos avanzado un largo trecho por este camino. Entre la generación de aproximadamente un 7 % de nuestra demanda de energía con los paneles solares del aeropuerto, las certificaciones LEED platino (para nuestro hotel y nuestro intercambiador de transportes) y oro (para nuestro nuevo parque de bomberos) y la certificación ISO 14001 para nuestros sistema de gestión medioambiental del total del recinto y para nuestros programas sociales (como la donación de alimentos y el compromiso con las pequeñas empresas propiedad de mujeres y minorías), podemos decir que contamos con un programa de sostenibilidad amplio y sólido. El programa Great Hall aumenta este esfuerzo, incluida, en el sentido más básico, la reutilización de una estructura existente, y lo impulsa a un nivel de uso más alto y mejor (y con mayor capacidad). Con motivo de la renovación, actualizaremos todos los sistemas tecnológicos de los 90 a sus versiones más modernas y de ahorro de consumo energético, con lo que esperamos conseguir el certificado LEED plata, como mínimo. Asimismo, nuestro programa de expansión de puertas también se centrará en la sostenibilidad. Con nuestro plan para la gestión del terreno pretendemos, además, lograr una mayor generación de energía e implantar la tecnología de microrred.

Merece la pena resaltar que a pesar del aumento de pasajeros, hemos reducido la generación y el vertido de residuos en un 3,6 % gracias a un aumento del índice de diversificación hasta un nivel siempre alto.  

 

El Aeropuerto Internacional de Denver es bien conocido y admirado por los viajeros de todo el mundo por su diseño revolucionario. ¿Por qué la arquitectura de un aeropuerto pesa tanto a la hora de definirlo como único en el mundo?

Primero y principal: la arquitectura de un aeropuerto debe facilitar una grata experiencia para los pasajeros en términos de tránsito fácil e intuitivo y de ambiente relajado y sin estrés.

Pero los aeropuertos, bien diseñados, pueden ser algo más que un agradable lugar de paso. Pueden ser el reflejo de la cultura de una región y crear una marca emblemática que inspire el orgullo de su comunidad e indique su importancia económica en una región.

Cuando el DIA se diseñó, hace más de 22 años, era una maravilla de la arquitectura moderna y la funcionalidad. Los sólidos cimientos de nuestro plan han guiado el crecimiento de Denver en una dirección que pocos aeropuertos en Estados Unidos pueden seguir. A la vez, su icónica estructura en jaimas ha puesto a Denver en el mapa y es, hoy, la esencia de nuestra marca.

 

Los aeropuertos adaptan la tecnología para mejorar la experiencia de los pasajeros a medida que los usuarios exigen tales mejoras en este sentido. ¿Qué ofrece el DIA a los usuarios en cuanto a tecnologías inteligentes?

Para empezar, la Wi-Fi aeroportuaria más rápida del planeta, según Ookla. Ofrecemos una magnífica experiencia Wi-Fi sin necesidad de inicios de sesión ni anuncios que ha registrado velocidades de transmisión de 78,22 MBPS. Además, contamos con 10.000 puntos de recarga de batería repartidos por los vestíbulos. Estos dos eran los requisitos más solicitados por los pasajeros, que querían una conectividad fácil y sencilla.

En la actualidad, los usuarios del DIA pueden emplear sus dispositivos tecnológicos para facturar y embarcar en sus vuelos, solicitar un Uber o comprobar los tiempos de espera en las colas de los controles de seguridad en tiempo real pero, ¿y mañana? Nuestro propósito es que se pueda hacer la compra en pleno vuelo y recogerla en el aeropuerto, antes de llegar a casa. Además, que sea posible enviar notificaciones con la hora exacta de la cita para pasar el control de seguridad, pedir por adelantado un café en un vestíbulo para ahorrar tiempo en las conexiones cortas y convertir el proceso de facturación en uno totalmente autoservicio. Quién sabe… ¡lo mismo hasta son los pasajeros quienes acaben perdiendo su propio equipaje! (Es broma). Pero, ya en serio, la tecnología cambia a un ritmo trepidante y es todo un reto mantenerse a la altura. Invertimos en sistemas de gestión empresarial interna que nos ofrezcan datos de auténtica relevancia y formas de compartirlos con los pasajeros para mejorar su experiencia. No sabemos cuál será la próxima novedad, pero sí que estamos ante un panorama en continuo cambio y que tenemos que estar preparados para todo, manteniendo siempre nuestra flexibilidad y nuestra agilidad.

 

 

Share Button
30/01/2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*